Contacto: 322 168 56 05

Blog

Métodos tradicionales de localización de escapes de agua

Las nuevas tecnologías son tremendamente útiles para localizar escapes que antes sólo podían detectarse con la apertura de una zanja, pero no hay que dejar de lado los métodos tradicionales:

  • Comprobaciones tradicionales: El primer paso a la hora de localizar un escape es saber la cantidad y frecuencia de pérdida de agua.

Así, una pérdida constante nos indicará que la fuga se localiza en una tubería de alimentación y una pérdida intermitente, que ésta se encuentra en un desagüe.

Una vez conocido esto, podemos realizar pruebas sencillas como es el cierre de la llave de paso para comprobar si se detiene la pérdida o la apertura de grifos, para comprobar si la pérdida se produce al utilizar uno u otro desagüe.

  • Inspección ocular: Las manchas de humedad pueden ofrecer gran cantidad de información si son debidamente interpretadas.

Los signos a observar son:

  • Ø Distribución y tamaño de las manchas
  • Ø Olor y coloración
  • Ø Proximidad a tuberías
  • Ø Linde con superficies al exterior como cubiertas o fachadas.
    • Pruebas de estanqueidad: Las pruebas de estanqueidad en el interior de las tuberías nos permiten detectar escapes sin necesidad de realizar obras. Éstas pueden realizarse en tuberías de presión, nunca de desagüe, ya que los desagües no precisan ser completamente estancos.

Las pruebas de estanqueidad se realizan en tuberías de alimentación de agua o tuberías de PVC de presión, que podemos encontrar, por ejemplo, en piscinas.

Llenamos el circuito a comprobar con un fluido, que puede ser agua, aire u otro gas y observamos si existen bajadas de presión. En caso afirmativo, podremos determinar la existencia de un escape.

En caso de existir llaves de paso, podemos aprovecharlas para cerrar el circuito y obtener un volumen cerrado donde realizar la prueba. En caso contrario, deberemos obturar la conducción.

Existen en el mercado obturadores neumáticos de caucho para el tapado de las tuberías de desagüe.

  •  Apertura de catas: Una vez delimitada la zona de probabilidad del escape, nos enfrentamos a la apertura de catas para localizar el punto exacto de la avería. Los métodos de reparación sin obras nos permiten eliminar esta última fase y los daños que se producen a consecuencia de ella.

Comments (0)

    Add a Comment