Contacto: 322 168 56 05

Blog GRUPO REPARA CORROSIÓN
GALVÁNICA

No es oro todo lo que reluce

Ni la imponente Estatua de la Libertad se libra de ella. Si juntamos distintos metales sin conocer sus propiedades podemos estar clamando al deterioro. Y eso es lo que le pasó al flamante monumento neoyorquino: la corrosión galvánica (comúnmente llamada electrolisis) apareció en cuando decidieron juntar su hermoso exterior (recubierto de cobre) con un soporte de hierro forjado que se fue oxidando pese a su laborioso mantenimiento.

Este mismo fenómeno también explica el incesante deterioro de las tuberías de hierro de muchas viviendas que, pese a repararlas constantemente, vuelven a perforarse.

Y es que, ¿sabía usted que la mezcla de cobre y hierro en sus tuberías puede resultar una auténtica pesadilla?

Aunque a simple vista parezca improbable, el orden de los factores sí altera el producto. La corrosión galvánica en circuitos de agua con estos dos materiales, se producirá con total seguridad cuando el agua discurra primero por el cobre y a continuación llegue a un tramo de hierro

¿Y cuándo puede ocurrir esta situación?

Existen multitud de casos en los que, en un edificio, los montantes que abastecen agua a la vivienda son de cobre y las tuberías del domicilio son de hierro galvanizado, porque los primeros se han cambiado a posteriori y la instalación del particular se ha dejado con el material original, el hierro.

¿Qué ocurre entonces?

El agua, que pasa en primer lugar por el cobre de los montantes, se lleva iones de éste, de modo que el material, ahora disuelto en forma iónica, se deposita sobre la superficie del galvanizado (hecho de zinc) del hierro. El zinc se oxida en esos puntos en los que reposan los iones de cobre hasta el punto de desaparecer. Llegados a este punto, el hierro (ahora desprotegido) empieza un proceso de corrosión que finaliza con la perforación de la tubería.

Aunque se reparen las tuberías de hierro deterioradas, el fenómeno se volverá a producir, puesto que el problema seguirá siendo el mismo: Agua discurriendo por un tramo de cobre enlazado a un tramo de hierro galvanizado.

¿Sucede lo mismo si el agua primero pasa por el hierro y después por el cobre?

No, aunque se deberán disponer anti retornos. De todos modos, no es recomendable juntar ambos materiales en una instalación de fontanería, porque los métodos de prevención de la corrosión no se caracterizan precisamente por tener una larga vida útil.

Por tanto, se deberá tener especial cuidado si decidimos cambiar una parte de nuestra instalación de fontanería metálica, puesto que mezclando cobre y hierro podríamos tener una instalación con el brillo característico de dichos metales, que careciera de él en su funcionalidad y servicio. Y es que, como ya sabrán, no es oro todo lo que reluce.

Comments (1)

  1. jesús asensio - Responder

    25 diciembre, 2013 at 9:19

    En Sorlada nos conectaron con cobre la toma de la casa. ¿Cómo soluciono este problema? Gracias y felices fiestas

Add a Comment