Contacto: 322 168 56 05

Blog Detección
fugas de agua en albercas

Te explicamos cómo localizar una fuga en tu alberca

Lo primero que tendremos que hacer cuando detectamos una bajada del nivel de agua de nuestra alberca, es saber si ésta es la normal por evaporación o si puede ser debida a una pérdida de agua en las tuberías o el vaso de la piscina.

Las pérdidas por evaporación varían dependiendo de las condiciones meteorológicas (temperatura, humedad, viento, etc.). En promedio podemos considerar normal una disminución del nivel de 3-4mm al día.

Si detectamos una bajada mayor del nivel de agua, deberemos considerar que existe una pérdida en la instalación.

Para saber cuánto agua está perdiendo nuestra piscina, marcaremos el nivel con una cinta y revisaremos al cabo de 1 día, 2 días, 1 semana. Esto nos proporcionará el dato de bajada de nivel incluyendo la propia por evaporación.

Detección de fugas de agua

Para eliminar de nuestra medida la bajada de nivel debida a evaporación, colocaremos un recipiente en la escalera de la alberca. Introduciremos un peso en él, como pueden ser piedras, para evitar que vuelque y llenaremos hasta hacer coincidir con el nivel de agua de la alberca. Revisaremos al cabo de 24 horas y veremos si los niveles de agua coinciden o si, por el contrario, el nivel de agua de la alberca está por debajo que el del recipiente, en cuyo caso, podremos decir que tenemos un escape de agua en la instalación.

Una vez hayamos determinado si existe o no un escape de agua en la piscina, procederemos a revisar la instalación.

Lo primero que tenemos que saber es cómo funciona nuestra alberca, para poder entender los diferentes signos que nos darán pistas de dónde se encuentra la fuga.

Simplificando:

El sistema de depuración de agua de una alberca lo forma un circuito cerrado de tuberías con un filtro y una bomba intercalados.

La tubería de fondo y los skimmers o desnatadores absorben el agua de la alberca y la llevan a sala de máquinas, donde el agua será impulsada por la bomba hacia el filtro y posteriormente enviada de vuelta a la piscina a través de las tuberías de retorno.

Existirá además una tubería de absorción para conectar la barredora, que nos permitirá limpiar el vaso de la piscina.

esquema alberca

funcionamiento de una piscina

 

Ahora que ya sabemos cómo funciona nuestra piscina, podemos iniciar la revisión de sus elementos para determinar o al menos aproximarnos a la causa de la pérdida de agua:

1. En primer lugar, revisaremos filtro, bomba y válvulas en sala de máquinas. ¿Observamos alguna pérdida de agua?

2. En segundo lugar, observaremos el aspecto de los accesorios en la piscina: focos, boquillas de retorno, skimmers… En particular, observaremos el aspecto de las juntas de su perímetro para ver si existe algún hueco por donde pueda estar escapándose el agua.

3. Cerraremos todas las válvulas, apagaremos el filtrado y dejaremos bajar el nivel de la alberca hasta que se detenga la pérdida de agua. El nivel al que se haya detenido, nos dará la información que necesitamos para saber dónde se encuentra la fuga.

*Si la bajada de nivel se detiene justo a nivel de skimmers, es probable que la pérdida se localice en las juntas de su perímetro o en las tuberías que llevan el agua que recoge hasta la sala de máquinas. Para comprobar si la pérdida está en las tuberías, podemos cerrar la válvula, encender el filtrado y observar si se detiene la pérdida.

*Si se detiene a nivel de focos, el agua puede estar escapándose por las juntas de su perímetro o por el prensaestopas, que es el elemento que cierra el paso del cable eléctrico para impedir la entrada de agua en el foco.

*Si se detiene en el nivel de boquillas de retorno, el caso es análogo al de skimmers. La pérdida puede encontrarse en las juntas del perímetro del accesorio o en las tuberías de retorno.

*En el caso de no existir coincidencia con accesorios, deberemos pensar que la pérdida se debe a un defecto de estanqueidad del vaso. Este sería el peor de los casos, ya que la reparación puede resultar mucho más costosa.

*Si la pérdida no se detiene y la piscina se vacía hasta el fondo, la causa puede estar en la tubería de fondo o en un defecto de estanqueidad del vaso a nivel de suelo.

4. Otro hecho que puede aportar pistas sobre la localización de la fuga es la existencia de burbujas en la entrada de alguna tubería, lo que nos indicaría que la pérdida se encuentra allí.

5.También deberemos observar si la pérdida de agua es mayor cuando la bomba está en funcionamiento, ya que esto nos indicará que la fuga se encuentra en las tuberías y no en el vaso.

6. Por último, podemos utilizar colorante en las zonas donde sospechemos que puede localizarse la fuga, ya que en caso de estar en lo cierto, veríamos el colorante escapar por el punto de fuga.

Todo esto puede ayudarnos a localizar o al menos acotar la zona de probabilidad, aunque hay que decir que localizar una fuga en una piscina no es tarea sencilla, por lo que en caso de no conseguirlo, deberemos llamar a un profesional. Toda la información que podamos proporcionarle simplificará su trabajo y, por consiguiente, abaratará los costes.

Para una rápida y precisa localización de la avería, recomendamos encarecidamente la utilización por parte del profesional de tecnologías sin zanja como las cámaras de video inspección de tuberías y detección por gas trazador.

En Grupo Repara contamos con las más novedosas técnicas de localización de fugas sin obras.

Puedes contactarnos en el 322-224 64 07 o en el 322-168 56 05.

Comments (0)

    Add a Comment